martes, 5 de mayo de 2009

Janis Joplin


Ya que hablaba mi querido secuaz de woodstock en la pasada entrada se me ocurrió que para seguir un poco con el tema, podría hablar de una de las mejores artistas del festival, la voz del blues, Janis Joplin.

Cuanto más alto estas, más pesada es la caida. Eso es lo que debió pensar Janis Joplín cuando se dió el batacazo de su vida a finales de 1969 cuando su nave hiperespacial de luces y colores llevaba demasiado lastre en la bodega y acabó estampandose en una clínica de desintoxicación de Rio de Janeiro.

Es una pena que artistas tan grandes, se echen a perder de esta manera. A veces es la droga, otras veces es la presión, otras Yoko Ono...

Pero dejando a un lado su vida privada, la bruja cósmica ha protagonizado colaboraciones estelares con artistas de alta alcurnia como Jimi Hendrix, The Mamas & the Papas, The Who...

La primera vez que la oi cantar, versionaba el tema "Summertime" de sobras conocido. Me sorprendió esa voz quebradiza, la manera que tenía de sentir la música; de vivir la música.

Seis semanas después de que Pearl (Janis Joplin) muriese, se le dedicó un disco homónimo que se situó en el puesto numero 122 de los 500 mejores discos de la historia. En ese álbum se le dedicó el tema "Mercedes Benz" dejandolo a capella, sin añadir la música.

En su testamento, legó 10000 $ a sus amigos para que lo celebraran con una fiesta salvaje. (Sinceramente, yo quiero amigos así)

Otra gran artista que fue en vida la voz del blues y que pudo ser mucho más.

Canción Recomendada: Summertime

Escuchar en Spotify

Video de la canción:









Fdo: Paulus Magister

3 comentarios:

El Traste Nº 27 dijo...

Amen, pero Janis no sería lo que es sin su nave interestelar.

Bravo por el articulo amigo.

Anónimo dijo...

anda dejar de fumar canutos por el kulo mis pekeños fumadores de grifa k luegos teneis cagaleras jejejeje no enserio el articulo muy bueno seguir asi negratas k me mola vuestro rollo y ya sabeis si no vuelvo en cinco minutos vengad mi muerte

lologuit dijo...

Janis me enganchó. Luego la deje por los sinfónicos y por evolución caí en otros derroteros musicales. Janis debe sonar en mi cabeza de vez en cuando. El Traste nº 27 fue como un eco reververante, un sonido que regreso de pronto.
Que otras generaciones escuchen a Joplin, siginifica que sigue viva.Enhorabuena, poquín retrasada.